Exposición - Venancio Blanco - Una mirada a Cervantes

Homenaje póstumo

FRANCISCO BLANCO
Hoy no podré estar en Burgos como era mi idea. Mi padre fallecía esta mañana de un fallo cardiaco, después de toda una vida de trabajo, de ilusión, buscando y transmitiendo la belleza. Venancio Blanco no nos deja:   su obra y su espíritu forman ya parte de nuestro patrimonio.
La Fundación Venancio Blanco asumió desde el principio la responsabilidad de dar continuidad a la obra y a la personalidad del escultor castellano, y ese reto supone su razón de ser: una tarea apasionante, que ya nos ha proporcionado tantas satisfacciones. ¿No es acaso la exposición que hoy precisamente se inaugura, una muestra de ello? ¿No es hoy, así, el más sentido homenaje que podemos rendir a mi padre con esta muestra?
Mi agradecimiento y enhorabuena a Fundación cajacírculo y a todos cuantos han hecho posible esta exposición cervantina.
En palabras de Venancio Blanco, “la Naturaleza muere, pero la belleza se desprende de la muerte y da paso a otra belleza. La belleza nunca muere”. Hermoso legado de quien fue un gran artista y un gran hombre. Descanse en paz

BurgosConecta - 'Una mirada a Cervantes', homenaje póstumo a Venancio Blanco

BurgosConecta - 'Fallece el escultor salmantino Venancio Blanco a los 94 años

El Correo de Burgos - El Artista Salmantino falleció ayer en Mardid a los 94 años - Un sueño quijotesco

Diario de Burgos - España pierde a un gran maestro

Diario de Burgos - "Homenaje póstumo" a Venancio Blanco

Burgos Noticias - Fallece Venancio Blanco el día que se inaugura su exposición

Noticias de Burgos - “Una mirada a cervantes”, exposición póstuma de Venancio Blanco

VENANCIO, EN DANZA
El dibujo, la escultura

Primero, el hombre. Breve, grande, ceremonioso, dúctil en sus movimientos, firme en sus convicciones, se alabea en su transparencia, hasta dar con el sentido idóneo, vital, para expresarse. Crece cuando habla, sin mover un músculo; se balancea, para dejar claro que lo suyo es la composición armónica, sus preciosos ajustes, el vaivén que conduce a la exactitud: como crisol, purifica su energía. ¡Lo suyo es entrar en danza!

Exposición Venancio Blanco - Una mirada a Cervantes

Diáfano, sencillo, mollar, bueno, vislumbra los caminos y los anda, con la naturalidad con la que se derraman los perfumes en la naturaleza, y su decencia, sin esperar nada a cambio, porque sabe a donde va. O esperando, sólo, el chispazo de la poesía, que salta cuando se acierta en la orientación, sin permitir otra opción para decir lo que tiene que decir, su verdad. Para Unamuno, “la belleza es el resplandor de la verdad”.

El hombre, inseparable del escultor; la obra dependiente de su actitud, la actitud consciente y consecuente, con lo que vive, lo que siente y lo que piensa. No hay saltos en el vacío, aunque haya vacíos de vértigo; no hay ruptura entre el hombre y lo que hace, su escultura. El escultor como un corazón cazador de planos, que genera formas germinales, que crean vida, porque no hay escultura sin vida. Conquistador de sueños, para inventar la forma, que fragmenta, verso a verso, para componer poemas de estirpe vanguardista.

Escultor que parte del dibujo, el dibujo como brújula, para buscar la esencia del espacio y de las formas en el espacio. El dibujo como faro que guía sus pasos, como semilla, que hace florecer el proceso, como fundamento que fija el tiempo de su cante, de su construcción, como elemento dinamizador de su sinfonía. Suena una melodía en lo que sueña dar forma.

El dibujo es análisis, composición, epifanía, debate, pregunta, obsesión por aprehender la esencia y sus ledanías. Venancio lleva una vida observando, dibujando, llegando, cayendo y levantándose, volviendo a empezar. Para Venancio: “El dibujo es el sentimiento de una ilusión que hay que aprender. Dibujar siempre, para conocer y conocerte, para vivir tu tiempo, no puedes dejar de ser tú en cada momento. EL cerebro y las manos como herramienta del dibujo”.

Para Venancio la escultura, que es danza, también canto, elevación espiritual, vivencia formal y fondo, forma de sentir y de depurar el sentimiento. La música y la voz, como música. Como buen melómano, oye para vivir, para enriquecerse y busca los goces en relación natural con su medio; porque conoce, saborea, gusta del canto de los pájaros y de la soleá, del canto gregoriano y del jazz. Toda la buena música es una.

¡La belleza del proceso! Cuando el proceso es riguroso y obedece a las normas que lo consolidan y engrandecen, es bello. Yves Bonnefoy, en un texto en torno a Hölderlin, advirtió que: “una gran obra no es tanto el logro de una persona como la ocasión que da a otras para reemprender la búsqueda”. Su obra le engrandece, pero más a quien se busca en ella. ¡Que así sea, lo que haría más feliz a su autor, que además de moldear el bronce tendría la posibilidad, la gracia, de esculpir almas, en acción, en búsqueda!

TOMÁS PAREDES

Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte/AICA Spain.
Patrono FVB

Cajacirculo, Fundación Bancaria, CIF G-09000779, domicilio social en Burgos, Plaza España nº3, inscrita en el Registro de Fundaciones de Castilla y León en la Hoja Registral CL-09-00907. Aviso legal

Fundación cajacírculo © 2014